la virginidad no es real

La virginidad no es real

Durante muchos siglos hemos escuchado, visto e interiorizado la virginidad como algo que todas las mujeres debemos respetar y cuidar si queremos ser dignas, buenas y merecedoras de un hombre que nos respete y nos cuide y no deshonrar a nuestra familia. Sabemos que este pensamiento viene desde la antigüedad, inculcado por la sociedad, cultura y religión, con el que se han cometido y se cometen hasta el día de hoy en varios rincones del mundo  muchísimos actos de abuso a mujeres e incluso llegando a castigarlas o matarlas. 

Hoy en día, tristemente, todavía existe este pensamiento en muchas culturas y religiones, donde se realiza la prueba de virginidad, ya sea por un exámen físico o por la prueba de sangrado después de la primera relación sexual con un hombre. Todas estás pruebas no son éticas y son una forma de violencia hacía la mujer.  Nosotras mismas cuando éramos adolescentes, con todas esas hormonas locas y revolucionadas, teníamos que aguantar y guardarte para el hombre de tu vida! Todo esto no es más que opresión, una manera de controlar las sensaciones, placeres, emociones y libertades de la mujer. 

El término virginidad se le da a una mujer que no ha sido penetrada por un pene durante la relación sexual, por lo tanto mantiene el himen intacto. El himen es una membrana muy fina que se encuentra en la entrada de la vagina que tiene muchas formas, algunas tienen varios agujeros, forma de media luna o forma de donut. Algunas son tan elásticas que no se rompen ni dando a luz, otras lo tienen tan fino que se puede romper haciendo deporte y otras mujeres nacen sin él. Entonces existe una posibilidad de que no sangres en tu primera penetración. 

Por lo tanto, la virginidad en una mujer no es algo que se pueda comprobar al igual que no se puede comprobar la virginidad en un hombre. 

Así el mito de la virginidad no es más que una parte de la opresión y control hacía la mujer, donde también se encuentra la violencia y el abuso por parte del género masculino. Este es un problema social y cultural que debe cambiar desde la infancia con una buena educación basada en el respeto mutuo y una buena educación sexual donde no se vea a las mujeres como un objeto y que podamos tener un bienestar sexual que mejore nuestras vidas en total igualdad y respeto. 

Ahora depende de ti aportar tu granito de arena para que todo esto cambie a mejor!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Carrito de compra
Este sitio web utiliza cookies 🍪 para garantizar que tengas una experiencia extraordinaria cuando navegues por nuestra web 🍃  Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad
Abrir chat